GERMÁN VALLE HEREDIA

Arch & Media

Etiqueta: Interior y exterior

aLa vivienda de 'Hush'

‘Hush’, el silencio

¿Alguna vez habéis ido a oscuras por vuestra casa sabiendo exactamente dónde estaba cada puerta y cada mueble con el que podíais chocar? Es una relación mágica, en la que has llegado a un grado de relación con tu vivienda en la que conoces cada rincón de ese entorno que te da cobijo.

En Hush (Mike Flanagan, 2016) la protagonista, Maddie, hace uso de ese conocimiento, de esa relación simbiótica con su morada que le permite ganar ventaja sobre un asesino que intenta acabar con ella. La premisa puede parecer poco original, pero hay que tener en cuenta que ella es sordomuda, lo que la sitúa en una aparente desventaja frente a su agresor, pero la relación de Maddie con su vivienda le servirá en el peligroso juego de escapar de su enemigo.

Para empezar, hay que agradecer que la película no sea el típico slasher en el que los protagonistas no paran de cometer estupideces que les conducen a su muerte, y es que en Hush, la heroína de la cinta toma la sartén por el mango y hace lo que todos deseamos que hagan cuando las cosas se tuercen en las películas de terror: luchar.

Maddie hace gala del conocimiento de cada rincón de su hogar

Maddie hace gala del conocimiento de cada rincón de su hogar

No hay que olvidar que aunque la protagonista no pueda oír, esto sólo la incapacita para escuchar el sonido aéreo, pero me gustó mucho que en un momento dado se valiera de su mano para detectar las vibraciones que las pisadas del asesino emitían sobre la madera que ella toca. Es un momento que me encantó, que establece una relación directa con la construcción: no debemos olvidar que el sonido no es sólo lo que oímos, sino también lo que nos transmiten por vibraciones los impactos de objetos que caen o, en este caso, las pisadas.

Este es un ejemplo de que en el juego del gato y el ratón que llevan a cabo los dos contrincantes, las interacciones con el entorno son muy diferenciadas entre ellos, precisamente por esta capacidad de Maddie de enfrentarse a su rival en su propio terreno, y que aprovecha en cada momento en el que sabe cómo distraerle para escapar o por qué puerta o ventana huír, mientras que el asesino debe contentarse la mayor parte del tiempo con lo que puede ver desde fuera, limitando su espacio de acción.

En definitiva, Hush es un thriller diferente, que sorprende, y que basa sus toques de miedo y suspense en la sordera de su protagonista, ya que Maddie nos hace partícipes de cómo interactúa con el mundo, haciéndonos temer cada giro de cámara de una forma especial, porque cualquier sonido puede ser anulado para el espectador y que no nos demos cuenta de que algo ha cambiado detrás. Es un truco simple pero efectivo, que nos pone en la piel de la protagonista, y que junto a las ganas de que luche y de que todo salga bien, convierten nuestra visita a su casa en una experiencia muy recomendable.

aSome Kinf of Heaven Arcquitectura

Richard Neutra en el imaginario de ‘Some kind of heaven’

Acaba de salir a la venta Surrender, el nuevo disco de Hurts, dúo británico al que le tengo gran admiración, y aunque ya hace unos meses de la publicación del videoclip de su primer single: Some kind of heaven, hoy os traigo el análisis del mismo, dirigido por Chino Moya.

Recuerdo que el primer visionado me dio la sensación de que me había perdido algo, de que alguna pieza de lo que había visto no encajaba, y es que los videoclips de Hurts suelen ser misteriosos y Chino Moya no ha hecho una excepción; su obra juega con lo extraño y lo artístico, y aquí, esa especie de grupo selecto en el que Theo (el cantante del grupo) quiere integrarse nos da la bienvenida a una vivienda que pasea entre lo onírico y lo histórico.

La arquitectura que nos recibe destaca por su horizontalidad, los elementos verticales pétreos que dan sustento a la vivienda contrastan con sus cubiertas planas, que se proyectan más allá de la fachada para recibirnos y enmarcar el entorno.  Con estas nociones del espacio, podemos mirar directamente hacia la casa Kaufmann de Richard Neutra y encontrar en ella la principal referencia para la construcción del entorno del vídeo.

Kaufmann Neutra

Un entorno que no se constituye sólo por los materiales y formas de su arquitectura, sino también por el ambiente interno de la vivienda, el vestuario, y por lo que se desprende de la actitud de sus integrantes: un distendido encuentro que, sin embargo, se verá empañado por un desafío lanzado a su hermetismo.

Al investigar la presencia de una apertura social similar en la citada obra, se descubre que forma parte de un despertar material ocurrido al fin de la segunda guerra mundial, periodo en el que Neutra, como tantos otros arquitectos, no pudo depender de materiales considerados modernos y tuvo que optar, como en su casa Nesbitt de 1941-42, por el ladrillo y la madera como puntos de apoyo, contrastando con la importancia que el acero tendría posteriormente.

Así pues, la casa Kaufmann, de 1946-47, representa un paso al frente, se opone al adormecimiento de la guerra, y pertenece a un tiempo en que mirar adelante con esperanzas era la máxima, y en que la necesidad de una construcción barata, rápida y eficaz se hizo necesaria en los Estados Unidos de postguerra, hasta el punto de que se desarrollara en 1945 el programa de las Case Study Houses, una serie de viviendas englobadas en esos mismos principios, y de las que Neutra desarrolló una y proyectó otras tres sin que llegaran a construirse.

Ese tiempo de reconstrucción es el que se ve reflejado en el videoclip y lo que nos permite establecer la segunda conexión con el mismo: el ambiente de los años 50 y 60, la liberación de la época tras el terror de la guerra abierta, pero con presencia de un terror subyacente ejemplificado en una fiesta que esconde los temores internos, y que además para poder acceder a ella, debe superarse una prueba de turbias características.

Volviendo a la construcción de Neutra para relacionarla de nuevo, el pasar de fuera a dentro se materializa en sus edificios con los umbrales de las viviendas, con puntos externos a la fachada que usó como transición del espacio interno, intentando unirlos y hacer que los límites de lo construido fueran más allá. Ya con suelos térmicos exteriores como en la citada Kaufmann que permitían sentir el calor interno estando fuera, como con sus habituales fachadas con grandes superficies de vidrio, interior y exterior se conectan y forman un todo indisoluble que nos hace conectar con la naturaleza exterior, como podemos observar también en la casa Bailey de 1947-48 (Case Study House # 20).

Bailey House

De este modo, para ser partícipes de la prueba del videoclip, el interior y el exterior de la vivienda se unen; cuando Theo corre entre la arboleda para salvarse de ser atropellado, las luces del coche convierten el bosque en un mar de pilares que no sólo sustentan la acción, también enmarcan a los personajes del grupo, que contemplan la situación como presencias fantasmales en el exterior, pero vivas más allá de las paredes que los cierran de lo externo, del temor a ser atropellados que se equipara aquí con el miedo a una nueva guerra.

Pero en el salón, mientras la joven baila, nada importa; el ambiente es cálido y todos siguen el compás de los movimientos y la música, sólo tienen que esperar y disfrutar mientras su nuevo miembro arriesga su vida por acceder a ellos. A pesar de que la vivienda intenta buscar la conexión, con los ventanales a los que los presentes dan la espalda, en ese momento no importa, hasta que no reciben y aceptan al nuevo integrante, cerrar los ojos ante un posible desastre es la mejor opción.

Así pues, con este nuevo paralelismo, Chino Moya juega sus cartas en favor de remarcar un contexto histórico y cultural al que la interpretación de la arquitectura de Neutra da cobijo. Aceptar a alguien nuevo en el grupo es igual a abrirse, a abrazar ese exterior que la arquitectura intenta introducir, y que a duras penas se puede eludir. Se establece así  una unión entre el continuo arquitectónico entendido en este caso como exterior-umbral-interior, con el continuo histórico de represión-miedo-apertura característico de los años 50 y posterior revolución sexual de los 60.

Chino Moya Some kind of heaven exterior

“Good architecture reconciles humanity with nature in an exultant dance of interconnectedness” ¹

Esta danza que promovía Richard Neutra como conexión entre la naturaleza exterior y el carácter humano interior de la vivienda, se traducen pues, en un baile entre la aceptación y el rechazo,  equiparado con el positivismo ante nuevos tiempos y el miedo a los mismos por mor del pasado, y que, agitado por la coctelera de la historia, llega a nuestros días enmarcado por la música de Hurts y las imágenes de Chino Moya.

. . .

¹ La buena arquitectura reconcilia a la humanidad con la naturaleza en un exultante baile de interconexión. Richard Neutra

Vídeo 1. http://www.chinomoya.com/music-vid/

Figura 1. Kaufmann House. Recuperada de http://www.adamtaylor.co.nz/architecture-and-the-pursuit-of-happiness/

Figura 2. Bailey House. Recuperada de: Barbara Lamprecht y Dion Neutra. 2014. Neutra Complete Works. Taschen

Figura 3. Chino Moya. Some kind of heaven (fotograma)

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén