“Sic parvis magna”

“La grandeza nace de pequeños comienzos”

Se dice que un arquitecto nace cuando acaba la carrera, cuando ha bebido de diversas fuentes y ya es capaz de abrir su mente al mundo sin ataduras.

“ArchMedia” nace por una necesidad de unión, para ser un nexo de todo aquello en lo que la arquitectura está implicada y desde donde me llama. A veces sutil, otras evidente, la dama se pasea entre obras que no pertenecen directamente a sus dominios, y muchas veces durante la carrera, viendo una película, jugando un videojuego, disfrutando de un buen videoclip o sumido en otras creaciones, la notaba ahí y quería escribir sobre ello. Ahora que ese periodo a la vez formador y opresor ha acabado, siento que puedo escribir y profundizar en esos temas con total libertad.

Después de este & (et) viene un cétera que se inicia con un artículo que escribí en 2011 como examen final a la asignatura “Mitos y Arquitectura en occidente” impartida por uno de mis grandes referentes en la carrera, Pedro Azara, cuyas clases me hacían volar y desear investigar cómo nuestra arte+técnica se entremezcla con otros aspectos de la vida y la creación humanas.

Dejemos claro entonces que para mí, como para muchos otros, arquitectura no es sólo “construir edificios”, es un reflejo de nuestra historia, es delimitar, es poner en valor aspectos artísticos, apreciar y saber crear ambientes, conocer la estructura interna de las cosas, y es saber decir “no” cuando otros dicen “sí”; un todo, si preferís, que nos acompaña en nuestro viaje.

Para quien quiera acompañarme en el mío, ¡va esta bienvenida!