El barrio de Hell’s Kitchen de Nueva York sirve como telón de fondo de la acción de las dos series Marvel que Netflix tiene en su catálogo: Tanto en Daredevil (2015) como en Jessica Jones (2015), el entorno urbano tiene un peso importante en el desarrollo de la historia, y deja de ser un mero escenario para formar parte de la definición de los personajes.

Con Daredevil, el caso que nos atañe, ya los créditos iniciales denotan un cariño por la arquitectura, las esculturas y el entorno urbano. Estamos pues, ante una serie que nos muestra sus cartas en cada inicio de capítulo, regalándonos los temas sobre los que gira la primera temporada: justicia y urbanismo.

(Sigue leyendo en el blog del FICARQ…)