Let us not take this planet for granted. I do not take tonight for granted

El discurso de Leonardo DiCaprio al recoger su estatuilla este año no podía ser más claro: el cambio climático es real y hay que tomarlo en serio. En el mundo del cine, películas como El Renacido ayudan a concienciarnos de que otro tipo de relación con la naturaleza es posible, y que nuestras construcciones podrían evolucionar hacia el respeto a la misma.

En el caso de la cinta de Alejandro González Iñárritu, encontramos dos maneras de afrontar la arquitectura: la vida de los indios, con pequeñas tiendas textiles que pueden ser retiradas fácilmente y que no destacan, frente a la construcción bélica de los colonizadores, a base de madera arrebatada del lugar, que despunta y se impone sobre el terreno.

(Sigue leyendo en el blog del FICARQ…)