GERMÁN VALLE HEREDIA

Arch & Media

Mes: diciembre 2015

aPrimera Orden Arquitectura Portada Archmedia

‘Star Wars’, La Primera Orden y la reconstrucción del Imperio

Si este fin de semana ya habéis visto El Despertar de la Fuerza podéis leer sin peligro este artículo, pero si no lo habéis hecho (no perdáis la oportunidad de disfrutarla en el cine) leed por vuestra cuenta y riesgo las maquinaciones de la Primera Orden.

Es sabido que las influencias de Lucas para crear el Imperio Galáctico beben, de entre otras fuentes, directamente del nazismo. Pero con El Despertar de la Fuerza, J.J.Abrams nos trae un paralelismo que va más allá de los uniformes, el nombre de los stormtroopers o el ascenso al poder desde las sombras del emperador Palpatine.

Si bien la Primera Orden no es el Imperio como tal, tiene un fuerte reflejo en el mismo y es su sucesor espiritual. En palabras del director, la idea surgió de imaginar que los nazis que habían escapado a Argentina tras la guerra se reunían para intentar llevar a cabo lo que antaño no pudiera su anterior organización.

Primera Orden Nazismo Interior Archmedia

No obstante, a pesar de las varias referencias que podemos encontrar, en la trilogía clásica de Star Wars el Imperio siempre se nos muestra en el interior de naves o bases, nunca en el exterior, y no hemos tenido constancia de sus edificios más allá del búnker en Endor. Pero la Primera Orden no es el Imperio, es una entidad surgida de sus restos, y algo que la distancia del mismo y que la asienta como un nuevo enemigo es su relación con la arquitectura y la construcción.

En una de las escenas más impactantes de El Despertar de la Fuerza, el general Hux ha reunido una gran multitud de soldados y otros rangos del ejército ante una construcción monumental decorada con grandes estandartes con el símbolo de la Primera Orden sobre rojo. Ante este espacio recurrimos a la memoria arquitectónica de nuestro mundo para enlazar directamente ese vasto terreno lleno de sirvientes leales que idolatran a su líder, situado por encima de ellos, con el Campo Zeppelin y su tribuna en Núremberg.

Primera Orden Nazismo Arquitectura Campo Zeppelin Archmedia

Campo Zeppelin, Núremberg

Y es que el totalitarismo, como comentábamos con Sinsajo, siempre ha sido partidario de resaltar su supuesta gloria con espacios monumentales y recuerdos de otras épocas de esplendor ajeno. Así pues, la Primera Orden nos ofrece la visión de su poder directamente reflejada con un espacio ligado a los nazis y a su propaganda, reforzada por el simbolismo y el poder que el rojo tiene en la imagen, tan contrastado con los uniformes blancos y el terreno nevado; terreno que además es la superficie de un planeta del que se han adueñado no edificando sobre él, sino poseyéndolo desde las entrañas gracias a su arquitectura. La Primera Orden no ha construido una Estrella de la Muerte vitaminada, no nos engañemos por su aspecto. Es cierto, ambas estaciones son esferas con un círculo que arroja energía suficiente para destruir planetas, pero la Base Starkiller es un planeta en sí, la Primera Orden ha adquirido la capacidad constructora de horadar un mundo y edificar su base y superarma en su interior.

Si la idea de una construcción subterránea capaz de destruir medio planeta para aprovecharse de él no es suficientemente abrumadora, la base Starkiller hace un uso desmedido e inhumano de la energía solar, si bien en nuestro mundo este recurso se aprovecha poco (y nuestro terco gobierno sigue sin invertir en ella), el arma tiene el poder de absorber soles para destruir sistemas planetarios enteros; han puesto en un mismo planeta la ingeniería al servicio de la locura, y la arquitectura del exterior de la base como afianzadora del poder de este orden que intentan imponer.

A fin de cuentas, lo que intentaba el nazismo con sus construcciones era esto mismo, consolidar con la construcción sus ansias de poder y el respeto por la nueva nación que intentaban crear, y al igual que en la tribuna de Campo Zeppelin en la noche multitud de pilares intangibles de luz cimentaban su visión del mundo, estos elementos se convierten para la Primera Orden en un único haz de luz roja que representa la propagación del terror por la Galaxia.

Primera Orden Nazismo Arquitectura Campo Zeppelin Noche Archmedia.jpg

Pilares de luz

El conflicto Jedi-Sith que tenía mucha más importancia en las anteriores películas, adquiere en esta nueva tanda otra dimensión, como atestiguan las palabras de Maz Kanata, hablamos de “La única lucha que importa”: La luz contra la Oscuridad ha pasado a otro nivel. Con los Jedi ya destruidos La Primera Orden es una amenaza social no sólo de palabra sino visualmente. Aunque sabíamos que el Imperio atentaba contra la libertad y una acción rebelde se hacía necesaria, el tema quedaba ahí; es con la Primera Orden cuando gracias a la construcción de su ideario vemos a lo que aspiran y de lo que son capaces, y el resultado, gracias a los reflejos con nuestra historia, logra que se nos encoja el corazón por unos momentos.

aShingeki no Kyojin Portada ArchMedia

Los muros del terror en ‘Ataque a los titanes’

En ArchMedia ya hemos visto con El Bosque como en ocasiones los humanos nos autoimponemos barreras y muros imaginarios, pero también hay situaciones en que lo hacemos con elementos físicos reales. Lo que en la película de M.Night Shyamalan se traducía en muros invisibles entre las relaciones personales, en Shingeki no Kyojin (Ataque a los Titanes, Hajime Isayama, 2013) se nos presenta como grandes murallas con las que los restos de la humanidad se protegen en un futuro incierto del ataque de unos gigantes humanoides conocidos como titanes.

Con esta premisa, la ciudad humana se nos presenta como una sociedad que ha vivido en paz durante cien años gracias a la protección de sus divinizados muros, que subdividen el territorio de la humanidad en tres sectores circulares. Los monstruosos enemigos de la humanidad no disponen de armas y son incapaces de derribar los muros, de ciclópeas dimensiones y que solo disponen de cuatro accesos, uno en cada punto cardinal. En estas zonas débiles se construyeron perímetros adicionales, para que, en caso de que los titanes destruyeran algunas de las puertas solo se encontraran con una pequeña zona urbanizada que actuara de cebo.

Shingeki no Kyojin Urbanismo ArchMedia

El Urbanismo de Shingeki no Kyojin

Esta sociedad ha aceptado a los pétreos muros como defensores, pero a la vez opresores. En su necesidad de guarecerse y disponer de una ciudad bastión en la que vivir a salvo se aislaron del mundo exterior, un gran desconocido para las jóvenes generaciones que ya han nacido en cautividad. Esta condición de las murallas que baila entre la defensa y la condenación es una dualidad que se decantará hacia la segunda opción una vez que las defensas hayan sido superadas y la humanidad vuelva a enfrentarse a su enemigo.

La arquitectura tiene más importancia aún en Shingeki no Kyojin, ya que los edificios actúan como forma de desplazamiento. Las tropas humanas han desarrollado un dispositivo que, cargado y atado por encima de la ropa, lanza ganchos de acero a los edificios, donde se ancla y genera desplazamiento al recogerse el cable gracias a un motor de vapor. Con estos tensores y gran habilidad, una persona es capaz de ejecutar maniobras de desplazamiento que acerca a los humanos al vuelo. El movimiento es difícil de explicar en palabras, pero las escenas en que circulan entre los edificios se quedan en la memoria; gracias a la interacción con la arquitectura, de lo firme y sólido se genera un movimiento ligero.

3D Maneuver Gear ArchMedia

El equipo de maniobras tridimensional

En palabras de Eren Jaeger, el protagonista, todo humano debería nacer y vivir libre, y él mismo será la clave para que la lucha contra el miedo que ha hecho que la humanidad se encierre, por terrorífica y abrumadora que sea, lleve a los protagonistas a cuestionarse su situación. Anteponiendo sus deseos de libertad a la protección de las murallas, intentarán dejar de ser cazados para convertirse en cazadores, y buscar la verdad más allá de sus jaulas superando ese límite autoimpuesto.

aSinsajo Capitolio Arquitectura 2 ArchMedia

‘Sinsajo Parte 2’, El Capitolio que me descolocó

Si habéis seguido la saga de Los Juegos del Hambre (2012-2015) coincidiréis que en todas las películas ha habido un fuerte contraste entre la arquitectura y el urbanismo del Capitolio y el resto de Distritos. No obstante, esta primera cápsula de ArchMedia viene a destacar un momento crítico en Sinsajo Pt.2 que consiguió descolocarme y sacarme por completo de la situación.

Sinsajo Capitolio Arquitectura 1 ArchMedia

Durante las cuatro entregas, nos han convencido de que el Capitolio es una ciudad de ricos, de lujo, con un gran legado artístico. Tal y como nos explican en MetaSpace, la calidad del diseño de la capital de Panem destaca por cómo el equipo artístico ha tomado referencias de la historia de la arquitectura y las ha utilizado para generar esos magníficos entornos. Pero, durante la incursión en la ciudad, hay un momento en que nos encontramos con calles desiertas y sin detalle, opuestas a otras escenas en que el oropel embadurna cada rincón, y exquisitos entornos nos sitúan en ese universo.

Se supone que nos encontramos en una gran capital, que alberga a muchísima gente de alto nivel adquisitivo; no obstante, hay algunas escenas en que los edificios son de fachadas planas conformadas por piezas de hormigón prefabricado, sin detalles en sus ventanas ni carpinterías, repetidas hasta el horizonte destacando por su ausencia de colores y ornamentos en general.

Sinsajo Capitolio Arquitectura 2 ArchMedia

Ante estas imágenes, no me dio la sensación de estar en la misma ciudad, la de la gran avenida de los Distritos, la de la suculenta mansión del presidente Snow… Esos monumentales entornos arquitectónicos no surgen de la nada; en una ciudad de política totalitaria con grandes reflejos con momentos de nuestro mundo, los grandes espacios que sus líderes generan aparecen a partir del derribo de enormes superficies ya edificadas, sin importar la gente que viviera antes en ese lugar, ni el valor patrimonial de lo que se elimina para edificar encima. No pude imaginar que el presidente Snow permitiera a estas piezas arquitectónicas de la imagen existir sin haberse planteado substituirlas por edificios más acordes al status y nivel artístico del resto de la ciudad.

Ante, mi parecer, un descuido así, ciertos escenarios que buscaban ofrecer una visión de conjunto conforman una falta de unidad estética que con cierta atención te alejan por momentos de la experiencia de descubrir esa ciudad. Quizás la mirada de los lectores de la saga pueda aportar más información al respecto.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén